Cuerpo Ministerial

El Cuerpo Ministerial está integrado por varios ministros maduros que provienen de diferentes países, de diversos trasfondos denominacionales, y que se reúnen con cierta regularidad para encargarse de presidir las actividades y la doctrina de Ministerios Hebrón. La edad promedio de sus miembros es de más de 60 años, y algunos han estado en el ministerio por más de 50 años. A pesar de que una persona no llega a ser espiritualmente madura ante los ojos de Dios por el simple hecho de haber vivido muchos años, Él honra a las personas mayores que han escogido andar en sus caminos. La Biblia dice en Proverbios 16:31 (NKJV) “La cabeza canosa es una corona de gloria, si es hallada en el camino de justicia”. Es por ello que Ministerios Hebrón se siente bendecido al tener ancianos espirituales cuya madurez da a este ministerio estabilidad y supervisión.

Una de las metas de Ministerios Hebrón es ser una influencia en el Cuerpo de Cristo que traiga mayor unidad entre los ministros de diversas denominaciones cristianas. Es por eso que hemos evitado convertirnos en otra denominación. Lo hemos hecho así para no levantar más muros que sigan dividiendo la Iglesia. La confraternidad de iglesias que camina bajo la cobertura de Ministerios Hebrón no funciona como una denominación, porque definitivamente no lo es.

Ministerios Hebrón enfatiza la importancia de ser un organismo y no una organización. El Cuerpo Ministerial y la confraternidad de iglesias funcionan como lo hace una célula. El núcleo ayuda al resto de las partes que la forman, para que la célula crezca y prospere; pero al mismo tiempo, las otras partes hacen lo mismo con el núcleo. En Ministerios Hebrón, el Cuerpo Ministerial funciona como un núcleo que sirve a las iglesias. Sus integrantes consideran ser parte de los pastores; no consideran estar por encima de los pastores. El Cuerpo Ministerial no es dueño de las iglesias, de sus propiedades o de sus edificios. El vínculo que une a los pastores a Ministerios Hebrón se basa en el amor y respeto mutuos. Este ministerio desea seguir el ejemplo del apóstol Pablo, quien animaba a los demás a ser colaboradores suyos en el Señor (Filipenses 4:3). Por eso buscamos que nuestra relación con otros pastores se fundamente en el amor fraternal no fingido.

Finalmente, los miembros del Cuerpo Ministerial de Ministerios Hebrón estamos muy conscientes de no tener todas las respuestas. Buscamos la gracia del Señor para hacer cualquier cambio en nuestra doctrina o en nuestra forma de operar cuando sea necesario a la luz de la Biblia. Así es que instamos a que todos los pastores nos ayuden a encontrar el camino señalado por el Señor. Y es más, instamos a las ovejas de cualquier congregación a que nos indiquen cualquier error que, a la luz de las Escrituras, observen en Ministerios Hebrón. Pablo le escribió a la iglesia de Corinto con relación a la autoridad divina que Él había recibido del Señor (2 Corintios 10:8-11). Nuestra esperanza es que, de igual manera, cualquier medida de autoridad con que sean investidos los líderes de Ministerios Hebrón provenga del cielo y no de los hombres. Las iglesias y ministerios en la confraternidad no se mantienen unidos por nexos legales o compromisos eclesiásticos; antes bien, mantenemos la unidad del Espíritu por el amor y respeto mutuos, como se ve en el siguiente diagrama.